La isla abandonada de Hashima

La isla japonesa de Hashima también llamada Gunkanjima, está ubicada a 20 kilómetros del puerto de Nagasaki y tiene una superficie de 72.000 metros cuadrados. Hasta 1974, el lugar sirvió como una mina de carbón y albergó a los trabajadores que explotaban ese recurso. A inicios de los años 70, la isla logró albergar a unos 5.000 habitantes en un área de poco más de 480 metros de  largo por 150 metros de ancho.

En 1810 se encontró la mina de carbón en esta isla, lo que motivó el interés de las familias acaudaladas de la época. Luego de ser comprada por Mitsubishi a inicios del siglo XX, la producción creció y la isla se desarrolló. La empresa construyó varias zonas residenciales, edificios industriales y muros de protección para los habitantes. Hoy lucen el abandono por el paso del tiempo. La vida en la isla era relativamente tranquila. Por un lado estaban los habitantes dedicados a la minería (administradores, trabajadores y sus familias) y por el otro, los que manejaban los restaurantes, tiendas, hospitales y escuelas.

 
 
 


En abril de 1974, la mina cerró y sus residentes tuvieron que abandonar la isla. Con el paso del tiempo, la exposición directa al inclemente clima ha causado un serio deterioro en la infraestructura, dándole a la ciudad un aspecto de pueblo fantasma. Debido al peligro que significaba que las estructuras colapsen, Hashima estuvo cerrada al público durante décadas. Desde abril de 2009 se abrió un nuevo puerto al sur de la isla que permite la entrada a turistas.

 
 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 

 
 
 
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: ¡El contenido está protegido!